Odontologia Conservadora

La odontología conservadora se encarga de llevar a cabo aquellos tratamientos que tienen como fin reparar los dientes sin necesidad de hacer tratamientos más agresivos, el tratamiento más realizado en odontología conservadora es el empaste dental, que consiste en la eliminación de la caries que afecte a cualquier diente o muela y su posterior relleno con materiales biocampatibles y de una elevada estética como son los composites, en clínica dental Jaume Nin tenemos materiales de alta calidad y de última generación para que nuestros tratamientos tengan la mejor predictibilidad y longevidad a largo plazo.

El sellado de fisuras es otro de los tratamientos más realizados en odontología conservadora, consiste en eliminar las caries iniciales que afectan al tejido dental en la zona de los surcos dentales, así conseguimos eliminar mínima cantidad posible de esmalte y evitar que la caries evolucione.

odotonlogía conservadora

¿Cómo podemos prevenir la caries dental?

Para prevenir la caries dental se debe actuar en diferentes ámbitos:

  • En primer lugar, hay que reducir el número de ingestas al mínimo posible (incluidos los caramelos con azúcar y las bebidas azucaradas, y el hecho de picar entre horas, aunque se coman pequeñas cantidades).
  • En segundo lugar, hay que reducir la cantidad de bacterias y restos de comida cepillándose los dientes, como mínimo, dos veces al día -tras desayuno y, por la noche, antes de ir a dormir-. El cepillado debe actuar en toda la superficie de todos los dientes y debe ser de dos minutos de duración como mínimo.
  • Por otra parte, se puede impedir la acción desmineralizadora de las bacterias reforzando la superficie del diente. Esto se consigue mediante flúor. Hay que utilizar, pues, una pasta dentífrica fluorada. Por otra parte, es importante enjuagar la boca periódicamente con un colutorio a base de flúor. La periodicidad debe ser diaria o semanal (hacerlo más veces no mejora la resistencia) en función de si elegimos un colutorio con concentración del 0,05% o del 0,2%.
  • Se puede mejorar la acción protectora con fluorizaciones en la consulta dental, una o dos veces al año. Esto es especialmente importante en pacientes con alto riesgo de caries, que es aconsejable muchas veces que hagan lavados antisépticos con frecuencia.
  • Todas estas medidas, así como de otros que puede tomar un paciente en concreto, son muy útiles para la reducción del riesgo de caries, pero en ningún caso son medidas de control absoluto. Es por ello que es necesario, al menos cada 12 meses, y en pacientes que hayan sufrido caries cada 6 meses, ir al dentista a realizar un control de la aparición de posibles nuevas lesiones. Este control, que habitualmente pasa por la realización de radiografías intraorales, permite diagnosticar las lesiones de caries en fases iniciales, cuando las posibilidades de evitar que avancen por medios no invasivos (sin tener que empastar-las), o de hacerlo con obturaciones pequeñas, son más grandes. Es importante destacar que las lesiones de caries no avisan al paciente de su existencia hasta fases muy avanzadas, cuando la única solución suele ser la endodoncia, o incluso la extracción del diente.
Solicitar Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.