Carillas de Porcelana: la solución más conservadora

  • Casos de gran alteración del color de los dientes anteriores causado por medicamentos, fluorosis, restauraciones antiguas, caries, manchas ó tinciones muy notorias, etc.
  • Alteración de la forma de los dientes, en muchos casos se puede observar dientes muy pequeños, muy cortos, desgastados o con micro fracturas.
  • Posición de los dientes: en casos de dientes rotados, inclinados, separados (diastemas).
  • Se puede utilizar las carillas para cambiar la forma de dientes fuera de posición y cambiarlos a otros. Ej: En el caso esté ausente un incisivo lateral superior se puede “tallar” y colocar una carilla en el canino, para que este último tome la forma del incisivo y de esta manera la sonrisa se vea más armónica y agradable.
  • Cuando el paciente presenta una adecuada condición de salud oral y desea mejorar el aspecto de su sonrisa.

Relativas:

  • Mala higiene oral (Presencia de gingivitis, periodontitis, sarro, etc).
  • Presencia de caries en las piezas dentales a tratar.
  • Alteraciones de la mordida: Mordida con contacto directo de dientes superiores e inferiores, mordida cruzada anterior.
  • Espacios entre dientes muy aumentados. Se le denomina diastema.
  • Existen casos donde con una restauración pequeña poco invasiva se puede resolver el problema.

Absolutas:

  • Bruxismo o hábito de apretar los dientes.
  • Alteración de las relaciones maxilares
  • Alteraciones severas de la posición de los dientes.
  • Hábitos nocivos sin tratar.
  • Poca superficie dental para colocar la carilla.

Compartir

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.